17 julio 2007

Prehistoria del Panflín de hoy

Muchos me han preguntado quién es Panflín; la última fue mi admirada Ferípula. Hoy me he decidido a contaros un poco sobre él:

Érase una vez alguien (llamémosle el niño) que sólo entendía una pequeña parte del mundo en el que vivía. Un mundo en el que la escuela no incluía a niñas; tampoco había hermanas (sólo llegó un hermano, y luego vino otro); el mundo de los grandes, que le aturdían y que casi siempre le hacían sentirse mal: a veces por ser desagradables, a veces por ser superficialmente cercanos o simplemente incomprensibles para su tímida y corta mirada.

Poco a poco (o quizá de repente) el niño descubrió que conocía y sabía hacer cosas que algunos grandes no alcanzaban; un poco después vio que incluso provocaba admiración en algunos. También aprendió a reconocer que tenía en su propia casa personas que lo querían; vivió ilusiones, desilusiones, comprensión, incomprensión, premios, castigos... fue conociendo lo agrio y lo dulce, lo amargo y lo salado, y, con naturalidad inconsciente, lo fue clasificando todo.

El niño fue creciendo; fue aprendiendo; fue pensando; fue sintiendo. Pero, con preocupante frecuencia, sintía miedo. Incluso miedo a sí mismo.

Con los ojos ya acostumbrados a mirar la realidad, fantaseaba con realidades que no existían, mejores que aquéllas que detestaba y que azotaban la piel de sus días y de sus noches. Se esforzaba, se sentía responsable ante las grandes dificultades de su entorno, miraba a sus hermanos, a sus padres, y detectaba en sí mismo sentimientos cambiantes y pensamientos difusamente coherentes... y esto le preocupaba. Su vida se llenaba de puntos suspensivos...

Continuó explotando lo único que le reportaba seguridades y reconocimiento: estudiaba, aprendía, mejoraba, resaltaba en la escuela sin presunción y continuaba su vida discreta, a veces rara, entre miedos, paredes, libros, pianitos de plástico, flautas de hueso y melódicas de tamaño mini.

Un día, la mamá del niño fue capaz de darle lecciones magistrales sin abrir un libro. Así aprendió que en cualquier momento todo puede cambiar; y que todos los cambios suponen esfuerzos, decisiones y sacrificios. ¡Lo vio con sus propios ojos y lo vivió en sus propias carnes! La vida le había transmitido música dramática sin soplar una boquilla; sus hermanos le exigían responsabilidad sin abrir la boca; su corazón empezó realmente a funcionar (sin haber dejado de latir en ningún momento).

Él comprendió que debía crecer y empezó a buscar caminos. Nadie le forzó a ello (o fueron todos a la vez).

El niño llegó a la edad de las espinillas, del bozo, de los pantalones que apenas llegan al tobillo. La edad del instituto. Cambios que acompañaron el conocimiento de muchos nuevos mundos: el mundo de las chicas, de los amigos hasta la muerte, el mundo del deporte, de la Filosofía y de las Matemáticas, de la guitarra y la música encarnada. Aprendió a comparar familias, a verficar afectos, a sentirlos,... continuaba clasificando.

También se confundió a veces. Pero nunca sintió que el miedo lo paralizase.

Sus compañeros admiraban sus dotes para la Física, Matemáticas, o Química, aunque él nunca reconoció tener ningún don. Sólo deseaba aprender, ayudar a sus amigos, progresar juntos, y dar aire de vez en cuando a las alas de su imaginación; plasmar los mundos que llevaba adormecidos dentro de sí desde hacía más de diez años.

En ese momento, por casualidad, nació Panflín, hijo de dos madres: la inseguridad y la creatividad.

Panflín es el Mr. Hyde de ese no-niño. Apareció de repente en la revista de su instituto. Una revista que nació gracias a su amigo Javi y que enseguida le cautivó como proyecto conjunto. Entre los dos la llenaron de canciones, letras inventadas, historias, chistes, pasatiempos, ingenios, dibujos...

Como parte de ese alarde creativo decidió inventarse a sí mismo, pero con algo de lo que los demás veían en él. Y así pretendió mostrarse escondido firmando bajo el seudónimo: Panflín el físico.

En definitiva, Panflín continuó aprendiendo muchas cosas de los libros, pero sobre todo fue instruido por sus amigos (¿el niño los tuvo?), por su madre, por su observación del mundo, y por tantas personas que habían dejado pellizquitos de vida en la suya propia.

Poco a poco, el no-niño quiso ser más Panflín. Y fue aprendiendo a disfrutar de su incipiente adultez, a recibir nuevas lecciones, a experimentar nuevos crecimientos, a relacionarse con el otro sexo, a valorarse a sí mismo, a entablar con Dios a través de los demás y a afrontar nuevos retos...

Durante años, Panflín continuó viviendo dentro de aquel nuevo hombre, moviendo disimuladamente algunos de sus hilos, y arrastrándolo a locuras que le hicieron experimentar la felicidad y que de vez en cuando erizaron todo el vello de su cuerpo.

Pero eso ya merecería contar otra historia.
Por ahora, es suficiente. ¿No te parece?
-

24 comentarios:

Rocio dijo...

Hola Panflin
Encantada de re-conocerte
Muchos Besos

Pili dijo...

Hola Panflin
No te había escrito antes, pero este artículo me ha conmovido y removido por dentro. Así que sólo decirte que sigas creciendo y buscando el camino de la felicidad.
Me siento feliz de poder compartir contigo y aprender de ti muchísimas cosas
GRACIAS
Mil besos y mil sueños a cumplir
Pili

Panflín dijo...

Empiezan los comentarios con mucho amor; quizá no todos lo detecten pero mi sangre se ha acelerado al leeros.

Rocío, por jugar, le daré la vuelta a tu comentario:
Besos, muchos.
Conocerte re-encantó a Panflín;
¡HOLA!


¡Pili!: Qué pocas palabras necesitáis las personas de corazón limpio para conmover y remover agüillas ante mis pupilas. Casi me duele que me des las gracias, porque para mí tú y tu familia sois referencia desde siempre.

Muy agradecido yo a ambas por vuestra presencia permanente en mi vida y por vuestros comentarios, tan esporádicos pero tan valiosos para mí.

Genín dijo...

Hola vecino !!! Muchas mas cosas en común tenemos que la playa. Hasta terminamos en in...jajajaja
También me gusta el Principito...el literario...Los otros me dan igual...Peor para ellos ¿Quien quiere una vida hueca?
Salud, Genín

Opalo dijo...

Gracias por dejarte "ver" de esta manera...ya te "intuia" pero ahora lo confirmo :)

Esperare la continuacion de esta hermosa historia antes de decir mas.

Cariños

perfecta desconocida dijo...

Que buena historia, tu historia...gracias por darnos a conocer un poco más quien es verdaderamente éste gran personaje :)...cuentame...aquí tienes publicado algo de los cuentos, historias que escribias?
Para conocerte más...digo yo jajaja.

cariños

DémoNan dijo...

Me ha parecido una historia súper tierna y súper bonita. Una gran persona "ese" Panflín que escribe en el blog :-)

Gracias por tu visita¡¡

Panflín dijo...

Vecino Genín: Es verdad, enseguida vamos descubriendo puntos en común. Podríamos darle significado a eso de que empezamos de distinto modo pero terminamos en lo mismo, ¿no?.
Me encanta aquello de Lo esencial es invisible a los ojos (o algo así).

Amigas Ópalo y perfecta desconocida: En principio, ésta es una "prehistoria" de lo que hoy significa Panflín. La escribí casi improvisadamente para responder de una atacada a todas las preguntas que han surgido y surgirán acerca de mi sobrenombre.
No tengo pensado prolongarla, aunque el futuro no está escrito en ningún sitio...
Tampoco me he dedicado habitualmente a escribir historias; mi incursión más mantenida en la literatura es ésta del blog, aparte de haber escrito canciones, u otras cosillas en momentos dispersos de mi vida.

De momento, debéis considerar este blog como el compendio de obras completas de un servidor.

Panflín dijo...

Gracias, Démonan, por tu visita y por tu comentario.
¡Qué pronto me has encontrado!
En tu blog he sido excepcionalmente breve, como puedes ver acá en el mío.
Espero que sigamos en contacto.

istharb dijo...

Gracias por tú comentario, estoy de acuerdo contigo. Pero... Yo si estoy de vacaciones!!! jajajaja

Me gusta tú blog, un "cuento" precioso el de este post.

Un saludo

Adise dijo...

¿Es Panflín tu alterego? Entonces me alegro de que hayáis aprendido a vivir juntos (pero no revueltos).

Un beso.

Aire dijo...

Hola querido "Panflin".. me gusto el crecimiento y el desarrollo del personaje... me encanta cuando cierra circulos y va tomando otras formas, sin perder en ningun momento su escencia... ojala y tenga oportunidad de verlo crecer hasta viejito!!!... :D:D:D:D....

Mi nick tambien tiene ciclos y su caracteristica principal es la curiosidad!!... :D:D... creo que como cualquier niñ@ tambien curiosea aunque a veces por ello encuentre situaciones y cosas que rompen con su armonia.

Besos Panfin.. ya sabes que es un saludito rapido... siempre me agrada venir aqui y recoger la sensacion de paz y reflexiva que vas dejando a traves de las historias que cuentas...

Aire
.

Ferípula dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ferípula dijo...

Gracias no-niño! jaja!!! Bueno, la otra cara cómo se llama???

Qué historia interesante...como todo lo tuyo... Cuando se percibe tanto también se corre el riego de sufrir...porque entender y abarcar todo...se hace difícil.

Pero si te amás y te aceptás...y agradecés tu irrepetible personalidad entre los millones de seres..verás que tu seudónimo... puede blanquearse...y ser...simplemente vos: una persona bellísima.

Te agradezco tanto todo esto, tu gran sensibilidad y generosidad.

Vengo a decirte...
FELIZ DÍAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!

Besos! :)))))

Panflín dijo...

Istharb: Seguro que tus vacaciones también van a ser fructíferas. Cambios de ritmo, cambios de aires, cambios de orientación, y referencias claras nos ayudan a sentirnos VIVOS.
Gracias por tus reconocimientos.

Adise: Sé que has comprendido toda la historia. Sin embargo, y aunque haya utilizado a Mr. Hyde como recurso literario, no encajo bien la idea ésa del "alter ego". Yo soy yo, y no hay una parte de mí de la que no soy responsable; todo lo que ves de mí, soy yo; y lo que no ves, también.

Aire: eres fresca, ágil de pensamiento y palabra. Tu forma de expresarte y de dirigirte a mí me recuerda a una amiga con la que trato en persona de vez en cuando, que me desconcierta frecuentemente (y yo a ella también, estoy seguro) pero de cual percibo que tengo muchas cosas que aprender.
Si puedo transmitir paz es porque gente como tú me la promueve.

Ferípula: eres de esas personas que SABE (el cetáceo te devuelve el verbito). Me parece que tú y yo sabemos que muchos dulzores no valen nada si no has conocido amarguras. Sí; abarcar mucho puede ser un problema a veces.
Pero también te hace fuerte si aprendes a manejarlo y a soportar las zozobras (12 segundos de oscuridad).

------------------------
ACLARACIÓN GENERAL
Ni soy tan bella persona, ni tan sensible ni tan generoso. Eso sí, intento serlo.
------------------------

Waipu Carolina dijo...

Muy linda e original tu forma de contar la vida...un abrazo

Mi Joan Jordi le he escrito a tu hija,
Saludos

Ninoschka dijo...


20 de Julio de 2007
Día del Amigo

☆┌─┐ ─┐☆ .....La AMISTAD
 │▒│ /▒/...........supone
 │▒│/▒/............sacrificios,
 │▒ /▒/─┬─┐◯...y sólo el que
 │▒│▒|▒│▒│.....está dispuesto
┌┴─┴─┐-┘─┘......a hacerlos
│▒┌──┘▒▒▒│◯.. sin molestia,
└┐▒▒▒▒▒▒┌┘.....comprende la
◯└┐▒▒▒▒┌ ┘...... AMISTAD.

Aire dijo...

Lo mismo me pasa contigo... definitivamente tus palabras no solo me despiertan reflexiones, vivencias y alguna que otra sonrisa, ademas de paz... y claro a veces me desconcierta, me sorprende tanto que ni me conozcas y haga click en muchos de los temas que coincido y te leo.. jajaja.. yo trato de ser yo siempre.:D y tu tambien a traves de Panflin :D, te pareces a un amigo que extrano mucho ahora pero que me recuerdas cuando te leo.
Besitos flaquito y super buen fin de semana!!!!.. a disfrutar de los hijos ahora... :D:D:D
Aire
.

El Analista dijo...

Bueno, mi amigo si que te ganaste el corazon de todos, yo escribi mi prehistoria el año pasado, se llamaba Recuento. Tu historia esta expresada con una ternura de la que no soy capaz, eso admiro y respeto de vos, un abrazo.

Panflín dijo...

En principio, considero a quienes llegan aquí lectores o visitantes, pero poco a poco voy sintiendo lazos de amistad, quizá no tan probados como los define ninoschka, pero sí basados en la sintonía y buena comprensión.

La amistad así es muy fácil aparentemente, pero al menos es un punto de partida, ¿verdad, waipu carolina? Qué bonito idilio y qué agradable mezcolanza la que puede encontrarse en tu blog.

En esa onda de especial entendimiento parece que estamos Aire y yo, o Analista y yo. Con cada uno de vosotros percibo sintonías particulares. Ya las expresé con Aire, y Analista sabe que aparte de la profesión tenemos gustos por formas de escribir parecidas.

Por cierto, Analista: espero poder visitar hoy tu post prehistórico; más bien lo ansío.

Ferípula dijo...

Hola Panflín malabarista!!!!

Cómo ha amanecido su día??? Acá es de madrugada.... las 4 y media...y yo sin poder dormir...

Panflín dijo...

¿Qué es eso de no poder dormirte a las 4 y media de la madrugada? Me honra que a esas horas decidieras visitarme (o quizá estabas tan desesperada que era lo único que te quedaba por hacer para intentar conciliar el sueño).

De todas formas, no soy buen ejemplo, porque precisamente anoche me acosté a las 3 y cuarto haciendo otras cosas para otros, también en el PC e Internet.

Locos, los hay en todas partes.

IMAGINA dijo...

Panflín:
qué bonito todo lo que has contado.
puedo imaginar perfectamente el niño que fuiste porque yo tengo un hijo así.
Es un niño especial que tiene un amigo imaginario, al que le cuesta mucho relacionarse con los demás, que traga libros enteros con información que a otros niños no interesa :el emdio ambiente, la segunda guerra mundial, los planetas, los paísses y sus capitales, los paísses y sus banderas, los países y sus monedas.... Yo le digo sonriendo que cuando sea grande va a ser el secretario general de Naciones Unidas.
Por ahora está en segundo grado, pero las matemáticas y sobre todo la geometría, son pan comido para él.
A veces es difícil saber lo que hay en su cabeza.
No es expresivo ni pródigo en abrazos.
Lo amo♥

Panflín dijo...

Hola, IMAGINA.
Me alegra que te haya apetecido leer otros textos de los que he publicado, y me encanta encontrar tu sintonía.
En realidad, yo no fui como tú imaginas, aunque tampoco estaba tan lejos de ese modelo durante algunas éopcas. Hay cosas que te influyen para bien o para mal y cuando miras atrás te das cuenta de qué ladrillos has sido construido (auto-construido en parte).

Sigue viniendo, por favor. Yo te visitaré de cuando en cuando.