04 mayo 2008

El secreto de los libros

A menudo los hijos se nos parecen,
y nos dan la primera satisfacción...


Así comienza una canción de Serrat, y se me ha venido a la mente como prólogo para presentar el cuento que sigue a continuación.
El autor, mi hijo David (10 añitos), que me parece que promete en varias de sus habilidades; consiguió el primer premio en el concurso que organizó la escuela con motivo del Día del Libro.
Sin más dilación, su obra, con la portada que él mismo le hizo:


Un niño llamado Jimmy leía un libro que ni siquiera recordaba que lo tenía. El chico, en verdad, era un buenísimo lector y le encantaba estudiar. Mientras lo leía, por su mente pasó una voz que no había oído en su vida. La voz decía:

  • Jimmy, ¿te gusta mi historia?

Él se levantó del sillón de un salto y dijo:

  • ¿Quién eres?
  • Me llamo “La apasionante verdad”.
  • Ése es el título de mi libro.
  • Claro, porque lo soy.
  • ¿De verdad?
  • Sí. ¿Quieres venir a nuestro mundo?
  • ¿Qué quieres decir con “nuestro”?
  • Yo y los demás libros del mundo. Yo soy el rey y el único que puede hablar en vuestro mundo.
  • ¡Para el carro!... Los demás libros, ¿también hablan?
  • Pues claro. Bueno, qué: ¿vienes o no?
  • ¡Claro!

La voz desapareció de su mente. El libro que estaba leyendo se abrió por una página y se hizo hasta más grande que Jimmy. El libro dijo:

  • Ponte el cinturón.
  • ¿Cuál?

Pocos segundos después, Jimmy comprendió por qué lo dijo: era como volar a 1000 km/hora por un tubo. El libro dijo:

  • Éste es el conducto que separa mi mundo del tuyo.

Cuando por fin se acabó, Jimmy creía que alucinaba: todo estaba hecho de cuentos infantiles, libros de texto o incluso revistas, y, quién sabe, quizá esté ahí este mismo cuento que sostienes en tus manos.

Entraron en una librería, se posó en una estantería y dijo:

  • Oh… Librería, dulce librería. Jimmy, estás en tu estantería.
  • Señor libro, no se moleste, pero yo no puedo vivir en una estantería. Yo prefiero estar en mi ca…
  • ¡Silencio! Mientras estés aquí, vivirás como un libro.

Jimmy estaba algo confuso. No le habían hablado así en toda su vida, y menos un libro. Miró el reloj. Era tardísimo. Se acostó y se durmió.

  • Jimmy, Jimmy,… ¡JIMMY, DESPIERTA!

Jimmy se despertó de un respingón.

  • ¿Quieres conocer la ciudad?

El chico miró a su alrededor. Todos los libros les miraban entre murmullos. Contestó:

  • Vale, pero rapidito.

Cuando llevaban un rato, el cielo se llenó de nubes negras y apareció un chico gigantesco. Era pelirrojo, tenía la piel de un color gris oscuro y los ojos brillantes.

  • Oh, oh…
  • ¿Quién es?
  • Es “El Maligno”.
  • ¿Y por qué es tan maligno?
  • Cada vez que viene rompe, como mínimo, diez millones de libros.
  • Pues entonces, él y yo tenemos que ajustar cuentas… ¡Eh,. Tú, Señor Maligno!, ¿podemos hablar a solas, por favor?
  • ¿Y tú quién eres? Da igual, pero con la condición de que después dejes que rompa los libros.
  • De acuerdo, aunque no creo que vayas a querer.

Se escondieron detrás d eun edificio y se llevaron ahí un gran rato. Se llevaron tanto rato que los libros estaban preocupados. Cuando volvieron, El Maligno cogió un libro. El pobre estaba asustadísimo y se llevó una gran sorpresa cuando éste lo leía. Mientras, Jimmy contaba su problema:

  • Lo que le pasaba era que no sabía leer, así que le he enseñado y ya sabe lo interesante que puede ser un libro.
  • Entonces, ¿Ya no hace falta preocuparse?
  • Pues no.
  • ¡Muchísimas gracias, Jimmy! ¡Nos has salvado! ¿Te llevo a casa?
  • ¡Sí, por favor!

Cuando Jimmy llegó a casa se puso a leer tanto como El Maligno, que en verdad ya no era tan maligno.

F I N

19 comentarios:

Dartañán dijo...

Hola, muy bonito el relato, la verdad es que el niño promete como escritor. Soy nuevo x el blog asi que agradeceria que te pasaras y echaras un vistazo al mío. Un abrazo.

María dijo...

Pues si te digo la verdad Panflin me he quedado impresionada por el cuento que tu hijo tan pequeño ha escrito, me parece a mí que va para escritor porque hacer un relato de éstos es algo difícil y mucho más a esa edad, y desde aquí le doy la enhorabuena por lo que ha hecho, y, verás cómo seguro que dentro de nada empieza a crear un blog con todos sus relatos, desde luego que sería su primera fans.

Un beso.

Genín dijo...

Caramba, David promete, al menos tiene una afición que le puede hacer mucho bien.
Felicitaciones.
Salud

Anónimo dijo...

ne parecio increible el cuento de tu hijo, esta como para premio internacional. tu chikito tiene un don y si a el le apasiona esto de la escritura pues no te queda mas que impulsarlo a lo siga haciendo.

Panflín dijo...

Gracias, amigos, por vuestros comentarios. Se los entregaré a David en cuanto lo vea.

Yo también creo que es un chico que promete, no sólo como escritor sino como otras muchas cosas, sobre todo por su buen corazón.

Elefante Blanco dijo...

Dale las gracias a David por mostrarnos en este maravilloso cuento como El Maligno deja de serlo con dedicación, cariño y reflexión, es decir, con lo que nos ofrece y nos pide un buen libro.

Un abrazo.

María dijo...

Muchas gracias Panflín, y gracias a tu hijo.

Te deseo un feliz domingo lleno de amor y felicidad.

Un besazo para los dos.

Fran Quintana dijo...

¡Qué bueno, no lo había leído hasta ahora! En cuanto lo vea voy a felicitarlo y voy a hacerle un pequeño regalo, díselo. Besos para todos.

Freia dijo...

¡Bravo por tu hijo Panflín! Por lo buen escritor y por el amor y la defensa de los libros. Para una que a veces teme que Fahrenheit 451 está cada vez más cerca, el cuento de tu hijo representa lo que de más noble hay en los individuos.
Felicidades a ti... por tenerlo cerca y educarlo.

Panflín dijo...

De nuevo, gracias a todos; seguiré imprimiendo y entregando los comentarios a David, que los recibe con alegría.

Freia:
Eso de Saber educar es algo imperfecto por definición e inevitable por necesidad. David me educa continuamente en cosas que no percibe, y yo no puedo estar al margen de su vida.
El amor (o al menos respeto) a los libros es algo que hoy día se vive en nuestra sociedad de una forma extraña: hay más libros, quizá hay gente más enamorada de ellos, pero quizá también hay mucha más gente que los desprecia; no digo un desprecio explícito, de pancartas y lanzallamas, pero sí un "pasotismo" que expresa casi lo mismo.
En el mundo de los SMS, los acrónimos, la abreviaturas y las gramáticas irreverentes, me agrada tener sintonía al menos con unos cuantos lectores.

.:*:. Ferípula .:*:. dijo...

Holaaaaaaaaaaa!!!!!
Qué alegría volver a leerte...bueno, atu hijo esta vez.
Me quedo pensando cómo los niños dan nuevas posibilidades, así que el Maligno...llegará a aprender.

Dale mis felicitaciones!!!
Y a vos, mi amigo, hoy mismo te contesto el mail. Hacía diás que no habría el correo y ayer lo ví.
Bueno, acá estamos, retomando.

No te pierdas la foto del próximo post! :)))))

Besotes! ♥

María dijo...

Alaaaa pero si estás parado, y fíjate el tiempo que hacía que no venía por aquí, espero que estés bien, como también espero seguir leyendo un nuevo post en tu blog.

Feliz fin de semana.

Saludos.

palita dijo...

Que buen cuento!!! Parece que David y mi Pequeña tienen mucho en común...
A ella también le gustó mucho el cuento, pero no pudo comentar, a veces blogger no nos deja...

Besos a toda la bella familia!!!
Palita

Ah!! Hoy es el cumple de Pequeña por si quieren saludarla

.:*:. Ferípula .:*:. dijo...

Vine a verte...
Ya te vi! :))))
Muák!

Nobel prize blogger dijo...

Querido Blogger

Nuestro equipo ha considerado su blog para integrar el Top 100-Blogs (Argentina, España, Chile, Colombia, Perú, Venezuela, Ecuador) entra a nuestra web y elige tu país.
Si acepta esta designación favor pasar por nuestra web y dejar sus datos en la zona de comentarios.

Está atento de las Novedades y Rankings.

Toma nuestro banner y pégalo en tu magnifico blog desde ahora. Tus amigos y visitantes se irán familiarizando con este tu nuevo hogar.

Atento saludo

NPB-Team

.:*:. Ferípula .:*:. dijo...

Cómo está la vida de verano????


Abrazo!!!!
y besos de jirafa
;)

buscando mi lugar dijo...

Si le gusta imaginar historias y escribirlas, dile que no deje de hacerlo. En el mundo dónde vivimos es muy importante saber expresar lo que sentimos. Seguro que lo conseguirá, se le ve en la cara.

pequeña dijo...

AL fin pude venir y leer el cuento.
Estuvo buenísimo!!!!!!!!

Saludos míos y de mi mamá
Pequeña

Piconera dijo...

David, ¡qué grande eres! me he dado cuenta al volver a leer tu cuento, que mi comentario no te llegó en su momento aunque yo lo escribí.
Sabes que visito poco los Blog pero me siento muy orgullosa de ser tu abuela.No sólo por ser tu abuela, sino por tener tres hijos cómo los que tengo empezando por tu padre que fué el primero que traje al mundo. aprovecho aquí para felicitarlo por su tesón hasta conseguir aprobar lo que se había propuesto (para mi es un campeón en comprender la vida cómo indica el título de su Blog. Besitos a todos de esta Piconera.